El porteo, aunque nos parezca algo novedoso, es un «método de carga» utilizado desde hace siglos, y es de hecho la forma en la que los bebés y niños pequeños son transportados en gran parte del mundo actualmente.

Parece que hoy en día hay una tendencia cada vez mayor que trata de recuperar «lo natural», aquello que como especie tenemos «programado» biológicamente. Y una de las expectativas de nuestros bebés, es la de estar en contacto con su madre, y por lo tanto, permanecer en brazos el mayor tiempo posible.

Esto, a priori, en nuestra sociedad actual en la que la mujer prácticamente ejerce la crianza en solitario, parece algo imposible. Tener al bebé constantemente en brazos nos impide hacer otras cosas necesarias en el día a día, como cocinar, poner lavadoras y tender, limpiar, ir a comprar, etc. Sí, tal vez todo esto podría hacerse con una sola mano, mientras con la otra sostienes al bebé, pero suena agotador.

Aquí es donde hace su aparición el porteo para facilitarnos la vida.

A continuación te planteo 10 situaciones en las que el porteo facilita la crianza:

1. Portear a tu bebé impide que las visitas le cojan a su antojo (sobre todo los primeros días y semanas). Tal vez te cuesta poner límites en este aspecto, y esta puede ser una forma de evitar situaciones incómodas. Nadie (espero), te va a pedir que te «saques» al bebé del portabebés para cogerle.

2. El contacto continuo favorece la lactancia materna. Las tomas son más frecuentes al tener el pecho disponible, y esta succión, unida a la oxitocina que genera tener cerca a nuestro bebé, favorecen una buena producción de leche materna. En caso de lactancia artificial, este contacto continuo es incluso más importante y necesario para el vínculo mamá-bebé.

3. Vivir en un edificio sin ascensor, sortear obstáculos por la calle: bordillo, obras, gente que se para en medio,etc; no supone ningún problema cuando porteas.

4. Si tienes otrxs hijxs a los que atender y /o mascotas a las que pasear, el porteo te facilita la vida enormemente. Poder jugar con otrxs niñxs mientras tu bebé sigue pegado a tí es satisfactorio para todos: los mayores, que siguen siendo atendidos; el bebé que ve sus expectativas cubiertas, y tú, que atiendes a todos sin grandes dificultades y sin esa sensación de tener que «dividirte».

5. ¿Has probado a ir a hacer la compra con carrito del bebé y coger además un carro del supermercado? Eso es para que te den el carnet de vehículos especiales por lo menos. Si además hay mucha gente, la aventura de conducción puede ser épica. Portear e ir a comprar es muy cómodo, comodísimo. Tal vez no cuentas con el carrito del bebé para transportar luego las bolsas, pero sí puedes llevar carro de la compra, ya que tienes las manos libres.

6. Hacer cosas en casa con un bebé que te reclama cada vez que le dejas sobre una superficie distinta a tu cuerpo puede ser bastante complicado. Portear en casa es un recurso infalible para superar el día a día sin demasiados problemas. Hacer la cama, limpiar, poner lavadoras e incluso cocinar (cuidado, porteo a la espalda para evitar la cercanía a los fuegos).

7. Superar la etapa de «angustia de separación», es algo más sencillo si nos ayudamos del porteo. Tener un bebé que reclama brazos constantemente, que te persigue gateando por toda la casa y que se aferra a tu pierna para «que no te escapes», puede dificultar nuestra rutina. Ofrecerle ese contacto que necesita a través del porteo, nos permite satisfacer las necesidades de ambos.

8. El porteo es un recurso maravilloso para favorecer el sueño de los bebés. De hecho, cuando son pequeños (o no tan pequeños), suelen quedarse dormidos a los pocos minutos de ser porteados. Más adelante, en etapas en las que «luchan» para evitar dormirse, portearles mientras damos vueltas por la casa, bailamos, o nos vamos a dar un paseo, suele ser un buen recurso para conseguir que concilien el sueño.

9. Visitar lugares concurridos o turísticos, acudir a manifestaciones, cabalgatas o eventos similares, con un bebé porteado son actividades que puedes hacer sin problema y sin peligro.

¿Te has beneficiado del porteo en algunas de estas situaciones? ¿Te ha solucionado la vida y la crianza en alguna ocasión?

 

¡Suscríbete!

Y te regalo un planificador de vuestro presupuesto familiar.

Ser consciente de vuestros gastos es el primer paso

para reducirlos y emplear el tiempo en lo que más quieres.

¡Gracias por suscribirte!

Share This