fbpx

Con mi segundo hijo a punto de cumplir un año y con Kuakira casi de segundo aniversario, escribo este post para contarte los cambios de este, mi proyecto.

Un día, hace unos meses, hablando de permisos de ma/paternidad, algo en mi hizo «click».

¿Y si compartía con las familias mi experiencia de estos años de excedencia?

O mejor, ¿por qué no ofrecer un servicio en el que ayudar a las familias a ser conscientes de sus gastos, a ajustarlos y dedicar el mayor tiempo posible a lo que más quieren?

Así nació Exterogestando. Asesoría financiera para familias conscientes.

Porque 16 semanas no es suficiente.

Porque las jornadas eternas de trabajo fuera de casa te impiden estar con tus hijxs el tiempo que te gustaría.

Porque los días se van y no vuelven.

Porque solo serán bebés una vez y quieres vivir cada instante, cada conquista junto a ellxs.

Un recién nacido no es capaz de sobrevivir por sí mismo fuera del útero; necesita alimento, protección y contacto físico; un entorno lo más parecido al que le ha albergado durante los nueve meses de gestación.

La llamada exterogestación es el periodo de nueve meses inmediatamente posteriores al nacimiento del bebé.  Es un tiempo en el que tendrá que adaptarse poco a poco al mundo extrauterino y seguir desarrollándose.

Su cerebro continuará creciendo y madurando, creando conexiones neuronales.

Mantener un ambiente similar al del útero para nuestro bebé es tan simple como portearle, alimentarle a demanda, protegerle del frío y del calor, calmar su llanto, tenerle en brazos, contacto piel con piel,…

Es aproximadamente a los nueve meses cuando empezará a interactuar y a relacionarse con su entorno y será precisamente esa crianza en brazos, ese contacto durante la exterogestación, lo que generará en él/ella una mayor confianza para explorar y decsubrir todo lo que el mundo puede ofrecerle.

Por eso son tan importantes las vivencias de los primeros años, sobre todo del primero.

No lo recordarán, pero si determinará en gran parte su base emocional futura.

Su primer año de vida. 56 semanas.

«El cerebro infantil necesita amor para desarrollarse; lo que nos sucede en nuestro primer año de vida es determinante».

¿Qué sentido tienen 16 semanas en un periodo de 56?

Con Exterogestando me propongo un objetivo muy claro; que si quieres quedarte con tu bebé más tiempo, puedas hacerlo.

Yo te ayudo a conseguirlo.

¡Suscríbete!

Y te regalo un planificador de vuestro presupuesto familiar.

Ser consciente de vuestros gastos es el primer paso

para reducirlos y emplear el tiempo en lo que más quieres.

¡Gracias por suscribirte!

Share This