fbpx

Seguro que alguna vez, cuando has comentado que duermes con tu/s hij@/s, te han dicho eso de «no te lo vas a sacar nunca de la cama» o también aquello de «así no va a ser nunca independiente».

Pues bien, efectivamente, el colecho, o lo que viene a ser compartir un mismo espacio familiar para dormir, tiene consecuencias y repercusiones para toda la familia:

1. La naturaleza del ser humano es dormir acompañado. Nuestros bebés hoy en día nacen con las mismas características e instinto que los que nacían hacen miles de años. Entonces, dormir en soledad significaba una muerte prácticamente asegurada. Mantenerse junto al cuerpo de mamá (u otro cuidador principal) garantiza la seguridad y la supervivencia, hace mil años, y hoy en día.

2. Las primeras semanas de vida son fundamentales para un buen establecimiento de la lactancia materna y las tomas nocturnas son necesarias para asegurar la producción necesaria. Dormir cerca favorece la lactancia así como un mayor y mejor descanso para todos.

3. En los bebés pequeños, dormir junto a mamá favorece la regulación de la respiración, la oxigenación y la termorregulación, así como menos llanto y un aumento de la fase REM.

4. Para la madre, dormir junto a su hij@ genera un incremento de los niveles de oxitocina, lo que favorece la lactancia materna, una mayor tranquilidad y la contracción uterina en un postparto inmediato.

5. En el caso de los hombres, hay estudios que demuestran que aquellos que duermen junto a sus hij@s tienen unos menores niveles de testosterona, lo que provoca mayor sensibilidad y empatía; es decir, cuidan «mejor».

Así que, sí, el colecho tiene consecuencias. Puedes enumerarlas la próxima vez que alguien de su opinión al respecto sin que la hayas pedido.

Añado para finalizar que el colecho no es obligatorio y que cada familia podrá elegir la forma de dormir que mejor se adapte a sus necesidades y forma de vida.

Sí es importante, que si decides no dormir junto a tu bebé, lo hagas informada y por una decisión propia y no fundamentada en comentarios externos sin una base real y no argumentados, sostenidos por creencias populares erróneas.

¡Dulces sueños! (con pocos despertares).

Te recuerdo que el próximo martes 14 de enero, imparto un «Taller online sobre sueño infantil». Puedes apuntarte aquí.

¡Suscríbete!

Y te regalo un planificador de vuestro presupuesto familiar.

Ser consciente de vuestros gastos es el primer paso

para reducirlos y emplear el tiempo en lo que más quieres.

¡Gracias por suscribirte!

Share This