Este es el primer post sobre libros recomendados que escribo, pero prometo que no será el último.

He empezado por estos ya que me parecen reveladores, y acabo de terminar de leer uno de ellos, sin embargo no serían los primeros que recomendaría a una mujer embarazada.

Son lecturas, desde mi punto de vista, para profundizar en la maternidad, en cómo la vivimos y qué aspectos de nuestra vida y nuestro pasado nos remueve. En mi caso, los he leído entre el año y medio y los dos años de mi hijo, posteriormente a otros «menos profundos», pero también interesantes que os revelaré en otro post más adelante.

 

1. La maternidad y el encuentro con la propia sombra-Laura Gutman

Este es uno de los títulos de Laura Gutman, y tal vez el más conocido.

Dependiendo de cuál sea tu forma de entender la vida y la crianza, te puede resultar algo controvertido. Para mí, es un imprescindible.

En este libro, Laura Gutman desmonta esa maternidad perfecta y feliz que pretenden «vendernos», y nos sumerge en las luces y las sombras que como madres experimentamos durante la crianza de nuestros hijos.

La llegada de un bebé nos remueve (si nos dejamos remover), y es a través de él/ella cuando afrontamos vivencias, pensamientos y formas de ser y vivir que teníamos escondidas, en la sombra.

«Las mujeres convertidas en madres tenemos la obligación de emprender un camino de interrogación profunda. (…) Es difícil convertirse en madre, es una crisis poco reconocida socialmente. (…) Tenemos un recorrido obligatorio, el de abordar nuestra realidad emocional forjada durante nuestra infancia para nombrarla, ubicarla y entrar en contacto con «eso» que nos sucedió.»

Trata la fusión emocional madre-bebé, y cómo esto nos presenta una oportunidad de hacernos preguntas, de superarnos.

Habla también del parto, de las intervenciones innecesarias y el maltrato al que algunas mujeres son sometidas y de la importancia de vivir ese dolor del parto siendo respetadas y libres.

La lactancia, la importancia del contacto, el postparto y su desestructuración emocional, son capítulos del libro en los que trata estos temas en profundidad.

Además habla de los niños, su desarrollo y su capacidad de comprensión, y del padre y su papel como sostenedor emocional (este último capítulo muy recomendable que lo lea la mujer, y sobre todo el hombre).

Las enfermedades y su relación con las emociones, los límites y la violencia en los niños, son entre otros tantos, temas que también aparecen desarrollados en el libro.

 

2. El concepto del Continuum. En busca del bienestar perdido-Jean Liedloff

Este es el último que he leído, aunque lo tenía en la lista de pendientes desde hace bastante tiempo. Tenía muchas expectativas sobre él, y aunque me costó avanzar al principio, finalmente no me defraudó.

Jean Liedloff habla de su propia experiencia y vivencias a lo largo de varias expediciones a la selva sudamericana para estudiar a los indios yecuanas de Venezuela. A partir de su observación, comprende la dificultad de la crianza en Occidente, en la sociedad moderna, derivada de nuestra lejanía de la biología del ser humano, de lo que esperamos como especie desde que nacemos.

Y a partir de ahí, define el concepto de bebé continuum, que es aquel que tiene cubiertas totalmente sus necesidades de alimento, contacto y atención durante los primeros meses de vida, hasta que él mismo tiene la capacidad y seguridad para desplazarse.

«Cuando el bebé ha recibido plenamente la protección y el estímulo que le brinda la experiencia de la etapa de estar en brazos, puede entonces empezar a desear conocer otra cosa: el exterior, el mundo que está más allá de su madre, sintiéndose seguro de sí mismo.»

Habla sobre el nacimiento y los primeros instantes de vida del bebé, así como de su sufrimiento al estar separado del cuerpo de su madre (es duro leerlo); de sus sentimientos cuando le dejamos llorar sin atender su llanto, y como todo esto afectará y condicionará el resto de su vida.

El porteo se convierte en algo fundamental e imprescindible, tanto en la vida del bebé como en la de la madre. Esta última continúa con su día a día con su bebé «a cuestas», y éste vive y descubre el mundo a través de los mivimientos y el día a día de su madre.

Para mi es fundamental esta reflexión que hace Jean Liedloff:

«La necesidad de contacto físico va disminuyendo rápidamente cuando el bebé ha recibido la cuota de experiencia necesaria, y un bebé, un niño pequeño, un niño o un adulto solo necesitarán el refuerzo que les proporciona el contacto físico con la madre en los momentos de estrés que superen sus actuales fuerzas.»

El contacto es una necesidad de nuestra especie, y el vivir y crecer privados de él, tiene consecuencias y genera una búsqueda infinita de aquello que no tuvimos.

Trata también la falta de confianza hacia lxs niñxs en nuestra sociedad, hacia su entendimiento y sus capacidades, entre ellas la de protegerse a sí mismo.

Habla sobre la búsqueda de la felicidad constante en nuestra sociedad, algo que parece inalcanzable, siendo el consumo y el logro continuo de objetivos nuestro camino para tocarla esporádicamente con la punta de los dedos. De hecho, el último capítulo lo dedica enteramente a la sociedad, y las diferencias existentes entre la nuestra y la de los indios yecuanas. La soledad de nuestra crianza y lo difícil que nos resulta algo que debería ser sencillo.

Si algo de lo que te he contado te ha parecido mínimamente interesante, te animo a leerlo, seguro que te sorprende y te hace replantearte algunas cosas.

 

3. El amor maternal-Sue Gerhardt

Este libro trata la relación madre-bebé, ese amor esencial y su importancia en el desarrollo del cerebro los primeros años así como sus consecuencias en el futuro a nivel físico y emocional.

Es el más técnico de los tres, ya que aporta un gran número de estudios científicos y las evidencias extraídas de ellos, relacionados con genética y conexión mente cuerpo. Tal vez por eso es el que más me ha costado leerme, aunque la información que aporta es muy interesante.

Se centra en el bebé, desde el embarazo y el parto, su desarrollo del cerebro y las consecuencias de la falta de vínculo, la importancia de las primeras experiencias y cómo afectan a la vida adulta, así como la posibilidad de reparar el daño.

Es de los tres que he nombrado el que colocaría en tercer lugar, sobre todo por su «dificultad» de lectura, pero lo considero también uno de los fundamentales para profundizar en la maternidad.

 

¿Has leído alguno de estos libros? Si lo has hecho, o te animas a hacerlo después de leer este post, me encantaría que me contaras tus impresiones sobre ellos 😉

¡No te pierdas nada!

Suscríbete a la newsletter y entérate de todo antes que nadie.

¡Gracias por suscribirte!

Share This