Me llamo Raquel y soy madre.

Sí, también soy mujer, hija, amiga, amante, etc., pero tengo que destacar mi maternidad sobre el resto de acepciones.

Ser madre es lo que hace que ahora mismo esté escribiendo esto, y probablemente tú lo estás leyendo porque también lo eres, lo vas a ser, o conoces y quieres a alguien que lo es o lo va a ser.

Nací en Madrid, he vivido en Granada, Cádiz, y actualmente en Pamplona, dónde ofrezco mis servicios de forma presencial.

Me encanta descubrir sitios nuevos, el otoño y los picnics. Bailar, cantar, conducir y comer me hacen muy feliz.

La infancia me parece la etapa más bonita de la vida. Mirarla con nuevos ojos y dejarme invadir por ella es algo maravilloso, es DISFRUTAR con mayúsculas.

Mi maternidad me regaló dos determinaciones clave para mi vida: saber lo que no quería hacer y descubrir a lo que me quería dedicar.

Ha sido un periodo de formación continua que no creo que finalice nunca. Estudiar, aprender sobre aquello que te apasiona, supone un placer difícil de abandonar.

Actualmente soy asesora de lactancia, porteo y sueño infantil. Me he formado además en acompañamiento al padre en la etapa perinatal y estoy cursando una formación de acompañamiento en el postparto así como un Máster en Prevención Psicomotriz Prenatal y Primera Infancia.

Kuakira: dar la mano, acoger, recibir

Kuakira (kwakira) es una palabra ruandesa (Ruanda-África), que significa dar la mano, acoger, recibir; algo totalmente acorde a lo que pretendo ofrecer a través de mi proyecto.

Mi padre vivió en varios pueblos de Ruanda a lo largo de más de 10 años, donde ayudaba, compartía, enseñaba y aprendía de y con sus habitantes.

Acompañar, apoyar y ofrecer información a las familias, es mi forma de continuar su labor a mi manera, en mi entorno, y con lo más importante que tenemos, nuestros hijos.

Kuakira nace de la necesidad de compartir que podemos cambiar el mundo desde el amor, el respeto de los ritmos y necesidades de la infancia y la ruptura de nuestros propios patrones.

Sígueme en redes